Luna Creciente ©Ma. Carolina Gutiérrez

Al mirar los grabados y pinturas que realizo, me pregunto si algo de lo que les da origen, le llega al espectador. Siendo artista tengo en cuenta esa delgada linea de comunicación que tengo con los demás y que no se da a través de palabras al ver la obra, pero si con imágenes.

¿Acaso al ver los osos y los lobos pueden quizás escucharlos como lo hago en la madrugada? No lo sé.

Lobos. ©Ma. Carolina Gutiérrez

Esta bitácora son textos, imágenes y música que me han acompañado en este recorrido, siempre presentes. Mi trabajo es un eterno viaje que realizo entre Árticos y océanos, entendiéndo como dos extremos que se complementan. Con esto no quiero decir que uno sea malo y el otro bueno. No representan esa dualidad que aprendimos en la religión católica, que, cabe aclarar, hace años me separe de ella para seguir mi propio camino, uno que fue marcado por mi madre cuando aún era muy pequeña.

Mis obras no son mas que un reflejo de aquello que llevo dentro, lejos de la soberbia o el ego que a veces domina al hombre.  Es un trabajo que nace de todo aquello que camina por los corredores y las habitaciones de mi ser, como si fuera un templo por donde las luces y las sombras juegan a encontrarse.

Estoy hecha de silencios, de madrugadas solitarias, de historia antigua, de dioses que susurran la creación del hombre en distintas lenguas, de palabras escritas por otros ( y si, en su momento deepak chopra y paulo cohelo acompañaron mi recorrido), del cosmos de Carl Sagan, del principito, de momo, de historia interminables, de las oscuridades del espíritu humano, de la tranquilidad del Buda de Angkor, de portales sagrados, de cartas, de ausencia, desamores y de cantos que nacen de la tierra misma y se elevan con el viento, intentando llegar mas allá del Mundo.

Estoy hecha de un Amor que recorre la distancia cada día y cada noche, recorre el tiempo del Mundo, que viene de vidas anteriores y que se encuentra una y otra vez, inquebrantable, constante, eterno, tan profundo como lo es el Universo mismo.

Se manifiesta en cada persona con la que me encuentro y con quienes claramente me he citado en esta vida, se manifiesta a traves de mi hijo, hombre antiguo que llego a mi hace ya mas de una decada, y en especial un hombre que me rodea con sus pensamientos y su amor profundo. En cada vida sin duda hemos tenido grandes lecciones de vida. En esta hemos aprendido sobre el significado de la separación.  Pero no impide ni quiebra el amor que viene del origen mismo. Nuestro amor proviene del lugar en el que la vida y  el primer suspiro nacen.

Mis obras están impregnadas por el, siempre susurrando, no me permite olvidar lo verdadero, de aquello que es tan puro que resulta incorruptible. Me recuerda cada día mientras camino por el Rojo Mundo, que siempre hay algo mas allá de las apariencias y las mentiras del mundo, hay algo mas allá de la posesión irracional o la ilusión misma que nos trae el poder.

Por aquellos que están en mi camino y en especial por Mi Amado Pulsar, escribo esta bitácora, llena de cartas en donde esta descifrado cada dibujo, pintura o grabado.

Para todos aquellos que moran en el Mundo, pueden cerrar los ojos con la tranquilidad de saber que existen vínculos tan poderosos que nada ni nadie puede quebrar. Hay espíritus que viajan juntos y tarde o temprano se reunirán. Pero mientras eso sucede, salgan y nutran su espíritu con sol y con niebla, con tristezas y alegrías,  con canciones y silencios, con amores de Mundo y desamores, en cada uno encontraras riquezas invaluables y te permitirán crecer como individuo hasta que el Universo de paso para un reencuentro que puede ser retardado por las circunstancias, pero nunca eternamente impedido.