Firmeza y constancia en los afectos, ideas y obligaciones, y en el cumplimiento de los compromisos establecidos.

Eso dice el diccionario…

Por lo tanto, la fidelidad es ante todo con uno mismo.  Es poder mirarse a los ojos cada mañana sabiendo lo que hiciste. Es hacer valer la palabra empeñada y ante todo ser uno ante los demás como se es en la soledad de una habitación. La fidelidad con la pareja comienza por las verdades que nos decimos a nosotros mismos y que asumimos manteniéndolas aun frente a los ojos inquisidores de los otros. Fidelidad ante los propios sentimientos, fidelidad es asumir la verdad individual de a quién pertenece en realidad nuestro corazón.  Allí está el origen.

Lord Frederick Leighton – Flaming june

Durante 7 años trate de tapar el Sol con un dedo. Intenté a toda costa de sacar un clavo con otro clavo, pero al final rebotó en contra mía y terminó como tenía que terminar. Leo mis textos y pienso en cada palabra como un esfuerzo por creer con cada fibra de mi cuerpo que era posible crear OTRA verdad, intentando acabar a martillazos aquello que me negaba a aceptar. Al final no pude más y lo evidente salió a la luz. Mi corazón tiene un nombre tallado que es imposible de eliminar.

Al final… esa es mi verdad. La asumí y ahora la vivo cada día. Incluso, aquellos que me conocen y se me acercan, la saben, se relacionan conmigo y actúan de acuerdo con ESA verdad.

Las mentiras, los engaños y las traiciones son como la basura, tarde o temprano, el relleno se llena y todo se desborda. La verdad nos alcanza donde quiera que estemos y cuando eso pasa solo nos queda mirarla a los ojos y hacerle frente. Aún así, sabiendo lo que se debe hacer, muchos prefieren abrir otro relleno para llenarlo de nuevo. Acumulan miradas que tienen mucho que esconder, palabras llenas de sinsabor, caricias que intentan tan solo distraer para que las dudas se dispersen en el vacío de la habitación y colocan el enojo como el sistema de defensa ante los cuestionamientos, las dudas… y las preguntas sin respuesta.

La sensación de mirar al otro a los ojos con la certeza de sus mentiras es devastadora. Después de eso, nada vuelve a ser igual entre los dos y cada día que se miente abre más el agujero negro que separa las dos almas hasta que la distancia sea infranqueable. Entre más se niegue… más pronto acercan el fin. Y de ello únicamente será responsable aquel que no hablo con la verdad desde el inicio. Al final te preguntas que es lo mejor:  Vivir juntos en un mar de mentiras o juntos conociendo la verdad que no queremos saber. A veces es el precio por mantenernos en promesas que no estamos 100% seguros de poder cumplir. Hay otras salidas, sí, pero a muchos les cuesta dejar su punto cómodo, prefieren vivir incompletos. Esa es su opción.

Inicio mi semana y será corta siendo ayer festivo.  Y la inicio contigo. No dudes ni por un momento que estarás conmigo a cada paso, como si habitaras bajo mi piel. Siempre allí.